La memoria y el proceso de aprendizaje

Definición

La memoria es la capacidad de fijar, conservar y reproducir las imágenes, objetos, sentimientos y pensamientos en ausencia de la percepción de la que proceden. Además, es importante tener en cuenta que la memoria no es una facultad aislada y que se relaciona con procesos mentales como: la percepción, la atención, la imaginación y el pensamiento.

Tipos de memoria

La memoria no es un fenómeno unitario, por lo que existen varias clasificaciones según el aspecto fundamental que nos propongpamos para su estudio.

I.              Según la percepción

Se refiere a la memorización de las imágenes perceptivas que proporciona cada uno de los sentidos, así podemos hablar de memoria visual, auditiva, táctil y olfativa. De los cuales para los aspectos académicos destacan la visual, auditiva y táctil. Es ideal aprender a integrarlas para sacar el máximo rendimiento al estudio.

 II.           Mecánica vs Significativa

La memoria mecánica consiste en la repetición literal del material que hay que memorizar. ¿Recuerdas si a ti o a tus padres los obligaron a memorizar una lista de ríos o inkas del Perú? En esos casos, se estaba utilizando solo la memoria mecánica; sin embargo, hacer uso solo de este tipo de memoria a la larga perjudica y dificulta el desarrollo de facultades mentales.

Por otro lado, la memoria significativa es la que asimila contenidos, y procede organizando el material en torno a una estructura o marco de referencia. Estudiar utilizando esquemas y contrastes favorece el uso de la memoria significativa.

III.          Según su duración: Memoria a Corto Plazo y Largo Plazo

La Memoria a Corto Plazo (MCP) tiene un corto tiempo de retención de datos que dura aproximadamente entre 1 y 30 segundos. Sus huellas son de actividad e imágenes que pertenecen al presente. Por ejemplo el recuerdo de una fórmula matemática desde que se mira la pizarra hasta que se termina de copiar en el cuaderno. Trasncurrido este tiempo, la información puede ser borrada de la memoria debido a la interferencia de nuevos datos. Para conservar ésta fórmula hasta el exámen será necesario que pase a la memoria a largo plazo.

La Memoria a Largo Plazo (MLP) tiene una huella estructural y sus imágenes pertencen al pasado. Por ejemplo el recuerdo de su número telefónico o de su código universitario. Su capacidad es ilimitada y su duración indefinida. Algunos recuerdos se mantienen durante toda la vida. El tiempo que tarda en consolidarse un recuerdo en la MLP suele ser entre 15 minutos a 1 hora. Una de las claves que se encuentran para pasar los datos de la MCP a la MLP está en los procedimientos, los cuales pueden ser los siguientes:

– Repetición de contenido.

– Automáticamente por el interés que tiene el sujeto por el mensaje.

– Elaborando de forma lógica y significativa la información.

 

Referencia: Salas, M. (2014). Técnicas de estudio para secundaria y universidad. Madrid: Alianza Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *