Experimentando para aprender

En muchas ocasiones las técnicas vivenciales que involucran directamente al estudiante facilitan que este consolide el aprendizaje de forma significativa. Además, involucran procesos motivacionales y afectivos que refuerzan las experiencias de aprendizaje. A continuación, compartimos con ustedes dos técnicas para involucrarse directamente en sus experiencias formativas.

 

a.    Vivencia del tema.

 

Las huellas de memoria producidas por la vivencia del sujeto se recuerdan mejor que las producidas por la lectura. Intenta recordar tu viaje de promoción y el contenido de las lecturas de aquellos días. ¿Qué recuerdas mejor? Indudablemente aquellos acontecimientos que formaron parte de tus vivencias.

Entonces ¿Cómo se puede vivir una lección? A través de técnicas activas como: subrayado, hacer esquemas, dibujar, comparar, hacerte preguntas, hacer una presentación teatral, elaborar un video, ver una película en youtube sobre el tema, etc. De este modo, te estas implicando vivencialmente en lo aprendido.

 

b.    Interés por el tema.

Una de las principales causas del fracaso académico es la falta de motivación por el estudio, que hace que el alumno veo sus cursos como poco interesantes. La memoria es selectiva y atiende solo a lo que le interesa, por lo cual es muy importante descubrir algo atractivo en cada clase y en cada curso. Si logras autoconvencerte que el tema que vas a estudiar es interesante, tardarás menos tiempo en parender y más en olvidarla.

Por ejemplo si mientras estás en clase de matemáticas tu profesor dice “Mañana a las 7:30 am se repartirá 2 millones de soles a cada alumno de la clase”, de seguro recordarás esta información debido al interés que suponen para ti, mientras que los otros mensajes quedarán relegados.

El interés por el estudio dependerá de la contribución que tenga para tus proyectos a futuro. Además de tu propio esfuerzo por hacerlo interesante cuando te enfrentes con ella a la hora del estudio.

 

Referencia: Salas, M. (2014). Técnicas de estudio para secundaria y universidad. Madrid: Alianza Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *