¿Estudiar con música? Parte I

Por lo general escuchamos que la música es un distractor frecuente al momento de estudiar, disminuyendo nuestra atención. Pero, ¿qué tan verdad es esto? Se sabe que la música vocal actúa como distractor externo, ya que se presta atención a la letra y, algunas veces, se fija hasta aprenderla. Por otra parte, la música instrumental o clásica puede actuar este factor si el tema es pegajoso, o inhibirse si es monótono.  Pero las variables que hacen que el estudio con música sea aconsejable o no son otras. Experimentos realizados con vacas demuestran que cuando se las somete a un medio ambiente con música instrumental o clásica, producen más leche de lo habitual, y si la música que escuchan es rock, su producción de leche baja. ¿Por qué ocurre esto? Se observó que la música  rock  pone en tensión a las vacas, por lo que contraen los músculos, y esto dificulta la explosión de la leche. Caso contrario, la música clásica o instrumental relaja a la vaca y hace que toda la leche baje hacia el fondo de las ubres.

Se observa que el empleo de música llega a modificar el comportamiento de los animales. ¿También influirá en el comportamiento de las personas? La música es un tipo de energía que influye en los organismos e incluso llega a condicionar un tipo de respuesta. La música instrumental de ritmo lento, no solo cumple la función de una simple música de fondo, tampoco tiene que ver con los gustos personales, sino que minimiza los ritmos biológicos: presión sanguínea, pulso, respiración, ondas cerebrales, etc., llegando a provocar el deseado estado psicofísico de  “concentración relajada”.

Bibliografía:

Salas, Miguel (1990). Técnicas de estudio para Secundaria y Universidad. Madrid, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *