El apoyo de los compañeros en el bienestar

Algunas veces notamos en nuestros amigos o compañeros ciertas conductas o situaciones que llaman nuestra atención. Algunas nos preocupan, otras nos asustan y algunas hasta nos causan gracias, pero no debemos olvidar que la otra persona puede estar sufriendo. Aquí algunas señales a las puedes prestar atención:

 

  • Si notas que tu amigo redacta los trabajos y evaluaciones de manera desorganizada o poco coherente; presenta una mala caligrafía y/u ortografía; invierte o confunde letras, palabras, números o símbolos; o no comprende adecuadamente los textos, podría haber alguna dificultad para el aprendizaje (dislexia, disortografía, discalculia), la cual se hará evidente en su rendimiento académico, más allá de cuánto se esfuerce y cuántas horas de estudio dedique a la semana.

 

  • La desmotivación hacia un curso, las tardanzas e inasistencias recurrentes (especial atención si se dan a evaluaciones), el incumplimiento con las tareas o trabajos y/o los retiros frecuentes de cursos o de ciclo  podrían ser indicadores de dudas y confusión vocacional.

 

  • Podrías pensar que tu amigo está sufriendo depresión si evidencia baja energía y motivación; somnolencia; dificultades para tomar decisiones, concentrarse o recordar lo estudiado; ausentismo a clase; pérdida del interés o el placer en cosas que antes disfrutaba; cambios de humor y de conducta (irritabilidad, ansiedad, aislamiento); o si habla siempre en función a un discurso triste, pesimista o alrededor de temas de muerte.

 

  • La ansiedad, por su parte, se manifiesta a través de una preocupación excesiva sobre sus acontecimientos o actividades; inquietud e impaciencia; cansancio, agotamiento y somnolencia; dificultades en la concentración; e irritabilidad y tensión.

 

  • Si sospechas que tu amigo puede estar consumiendo alguna sustancia dañina (e ilegal), fíjate si últimamente ha ccambiado su círculo de amistades (incluyendo grupos de trabajo), está desmotivado y ha comenzado a faltar a clases, está más descuidado en su aseo y vestimenta, o si presenta pupilas dilatadas o contraídas y ojos enrojecidos.

 

  • Otro problema frecuente en la población universitaria son los trastornos alimenticios. Podrás sospechar de alguno si tu amigo presenta extrema delgadez y/o súbita pérdida de peso; sobreexigencia y perfeccionismo extremo en los trabajos (estas personas, por regla general, son perfeccionistas); un trato sumamente cordial y formal hacia sus profesores y compañeros, poca flexibilidad ante los cambios; tristeza, decaimiento y aislamiento; o si viste de manera abrigadora durante todo el año.

 

¿Y qué puedes hacer?

 

Si observas una o más de estas señales en uno de tus compañeros, no las ignores ni las tomes a la ligera; es posible que esa persona requiera tratamiento psicológico y/o medicación. En ese caso, puedes:

  •  Conversar directamente con él, manifestándole tu preocupación y motivándolo a buscar ayuda en DBE
  • Si no te sientes cómodo hablando sobre este tema o si se niega a profundizar en el tema, repórtalo a DBE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *