Dependencia emocional: ¿Cuándo es querer y cuándo es depender?

Cuando se habla de dependencia (o adicción), automáticamente suele venir a la mente la imagen de una droga. No obstante, también se ha asociado a algunas conductas. Se escucha de los workaholic, los adictos a las compras, los adictos a los juegos de video, los adictos a las tecnologías (redes sociales, internet, celular, etc.). Sin embargo, surge la duda, ¿se puede ser dependiente (o adicto) a una relación de pareja? La respuesta es sí y se denomina dependencia emocional. Si bien este tipo de dependencia se encuentra más asociado a las mujeres, recientemente se ha encontrado que hay muchos hombres que también la presentan.

¿Qué características tiene la Dependencia Emocional?

1. Miedo intenso a que la relación termine

Hace referencia al miedo intenso ante la posibilidad de que la pareja deje de quererlo y que la relación se termine, ya que se considera que solo con la pareja se podrá ser feliz. Aquí se resalta la palabra “intenso” debido a que todas las personas en algún momento cuando están en una relación de pareja sienten un poco de miedo de que las dejen y eso es normal; sin embargo, una persona que presenta dependencia emocional siente esa sensación muchísimo más fuerte, le aterra estar solo y puede pensar “No puedo imaginar mi vida sin él/ella”, “Si no es con él/ella, nada tiene sentido”. Todo ello genera que se esté demasiado atento a su pareja y, ante una pelea pequeña, tal vez insignificante, la persona se siente angustiada y automáticamente piensa que la relación se va a terminar.

2. Excesiva demanda afectiva

El temor a la soledad también lleva a la persona a una excesiva demanda afectiva, que consiste en que insista que la pareja tenga constantes expresiones de afecto, pues esta sería una forma de confirmar que la pareja lo sigue queriendo. Por lo tanto, si en algún momento la pareja no cumplió con esa expresión excesiva de afecto que requiere, piensa que ya no lo ama. Por ejemplo, si un día la pareja no responde uno de sus mensajes de whatsapp, piensa automáticamente que ya no lo quiere y que seguro van a terminar.

3. Idealización de la pareja

No se acepta la existencia de ningún defecto en la pareja, se considera que es perfecto y que no hay nadie como él. Este aspecto implica siempre que la persona se desvalorice a sí misma, ya que, si se coloca a la pareja en un pedestal, es claro que uno es inferior.

4. Acomodación a la pareja

Para el dependiente emocional la pareja es el centro de su vida, no existe nada más importante. Sus planes, sus estudios, sus amigos, su familia e incluso sí mismo quedan en un segundo plano. Para satisfacer a la pareja o compartir más tiempo con ella, pueden dejar de lado cualquier cosa y acceder a todos sus caprichos. Son capaces de hacer cualquier cosa para evitar que la relación se termine. Por ejemplo, dejar de hablar con amigos que a la pareja no le caen bien, dejarse de poner cierta ropa, dejar de ir a clase para estar con la pareja, etc. Es por eso que este aspecto puede llegar a incrementa la tolerancia hacia el abuso por parte de la pareja y dificulta el que se termine con una relación abusiva.

5. Intolerancia a la soledad

Estar solo es visto como algo aterrador y catastrófico. Por lo tanto, se evita por todos los medios y genera que la persona haga todo lo que se le ocurra para mantener a la pareja. En caso la relación termine a pesar de ello, la persona con dependencia emocional tenderá a buscar rápidamente otra pareja.

 

¿Por qué una persona presenta dependencia emocional?

No se puede resumir todo a una sola razón, hay diversos factores complejos que se encuentran asociados a la dependencia emocional. No obstante, vamos a mencionar uno que es importante: la percepción que se tiene del amor romántico. ¿Qué entiendes por amor? Si la idea que tienes del amor es ponerte en segundo plano mientras que tu pareja es lo principal, si consideras que se puede perdonar y justificar todo en nombre del amor, si piensas que nada en la vida vale tanto como la relación en la que estás, si crees que demuestras que amas más a tu pareja sacrificando tus propios deseos… tienes ahí una señal de alerta y te recomendamos acercarte a DBE.

 


Referencias

Aiquipa, J. (2015). Dependencia emocional en mujeres víctimas de violencia de pareja. Revista de Psicología, 33(2), 412-437.

Hendy, H.M., Eggen, D., Gustitus, C., McCleod, K., & Ng, P. (2003). Decision to leave scale: Perceived reasons to stay in or leave violent relationships. Psychology Women Quarterly, 27(2), 162-173.

Lemos, M., & Londoño, N. (2006). Construcción y validación del cuestionario de dependencia emocional en población colombiana. Acta Colombiana de Psicología, 9(2), 127-140.

Pradas, E., & Perles, F. (2012). Resolución de conflictos de parejas en adolescentes, sexismo y dependencia emocional. Quadrns de Psicología, 14(1), 45-60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *