Definiendo competencias: Creatividad e Innovación

Cada semestre, en el Taller de Preparación para la Vida Profesional, pido a los participantes que mencionen todas aquellas competencias que creen que los empleadores buscan en los jóvenes al momento de cubrir un puesto de trabajo. Luego, les pido que definan cada una de esas competencias.

Para mi sorpresa -aunque ya debería estar acostumbrado-, conocen las competencias demandadas por el mercado, pero no saben exactamente a qué se refiere cada una. Por ende, no saben a ciencia cierta si las poseen o no… y luego las colocan en su CV y las utilizan en sus entrevistas de trabajo.

Dedicaremos las siguientes entradas a definir las competencias que, de acuerdo a los estudiantes de la UP, son clave para conseguir trabajo, comenzando por dos que suelen generar confusión: creatividad e innovación.

Al preguntarles la diferencia entre una y otra, me encuentro generalmente con dos respuestas:

a. Son lo mismo.
b. Innovar es generar algo de la nada y crear es trabajar sobre eso para mejorarlo.

La primera es, obviamente, una definición errada. Creatividad e innovación están relacionadas y generalmente (aunque no necesariamente) van de la mano, pero no son lo mismo. Lo que nos lleva a la segunda definición.

Crear, de acuerdo con la Real Academia Española, es producir algo de la nada; creatividad, según la misma fuente, es la facultad de crear, o la capacidad de creación.

Por otra parte, una de las definiciones que ofrece para innovar es mudar o alterar algo, introduciendo novedades. La innovación está definida como la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado.

La empresaria Martha Alles, una de las autoras más importantes sobre Recursos Humanos, la define como “la capacidad para modificar las cosas, incluso partiendo de formas o situaciones no pensadas con anterioridad. Implica idear soluciones nuevas y diferentes ante problemas o situaciones requeridos por el propio puesto, la organización, los clientes o el segmento de la economía donde actúe.”

Se puede tener una sin la otra. Algunas empresas logran innovar y subsistir; otras mueren precisamente por falta de innovación.

Piensa en el entorno Microsoft Office, creado por Microsoft en 1989 con las aplicaciones Word, Excel y PowerPoint. La última versión (2013), lanzada en octubre de 2012, se destaca por ser la primera pensada especialmente para dispositivos táctiles. Entonces, se creó algo en 1989 y se fue innovando (mejorando, corrigiendo, ampliando) sobre eso, hasta la versión actual.

Piensa ahora en empresas como Kodak o Nokia. La primera desarrolló la tecnología digital en 1975, pero no la aprovechó por temor a destruir su lucrativo negocio para cámaras de carrete. Empresas como Fuji, Canon o Sony, aprovecharon los avances tecnológicos y exploraron las vastas posibilidades que traía consigo. Así, en enero de 2012, Kodak se declaró en bancarrota.
Por su parte, Tim Cook, CEO de Nokia, manifestó hace poco que, si bien la empresa innovó en el campo del hardware, no lo hizo en lo relacionado a software, y con la llegada del iPhone y Android, poco a poco se marchitó.

Jorge Pérez-Reyes
Psicólogo

Referencias
Alles, M. (2004). Diccionario de comportamientos. Gestión por competencias. Buenos Aires: Granica.
Diccionario de la lengua española. Real Academia Española. http://www.rae.es/recursos/diccionarios/drae
Soto, J. Tim Cook: Nokia está ‘’muerta por falta de innovación’’ y Microsoft está copiando nuestra estrategia. En Cultura Mac. 19 de setiembre de 2013. http://culturamac.com/tim-cook-nokia-esta-muerta-por-falta-de-innovacion-y-microsoft-esta-copiando-nuestra-estrategia/
Kodak, la disyuntiva entre innovarse o desaparecer. En: Dinero en imagen.  04 de setiembre de 2013. http://www.dineroenimagen.com/2013-09-04/25487

2 comments

  1. RICARDO   •  

    La información que proporciona de Kodak es totalmente erronea, tuvo la fortuna de trabajar en esa corporación por mas de diez años, y con gusto le puedo orientar al respecto.

  2. Jorge Pérez-Reyes   •  

    Ricardo, apreciaríamos que nos brindes la información al respecto; suele ocurrir que, en ocasiones, las fuentes consultadas proporcionan información que no necesariamente se ajusta a la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *