Bienvenidas oportunidades

Comienza un nuevo ciclo, y con él llega un sinfín de novedades: nuevos cursos, nuevos profesores, nuevos compañeros… En este sentido, todo se convierte en una puerta abierta a nuevas oportunidades: nuevos conocimientos, nuevas herramientas, nuevos amigos.

Claro, posiblemente no todo sea nuevo para todos, ya que algunos estarán llevando un curso por segunda (o tercera) vez, y sientan que ya lo dominan y se relajen o, en el otro extremo, que tienen que aprobarlo de todas maneras y se angustien. En el primer caso, podrán pecar de exceso de confianza; en el segundo, de un temor no necesariamente bien fundado. Y acá también se abren oportunidades.

¿Cómo así? Pues porque si bien hubo dificultades el semestre anterior, lo cierto es que ahora inicia uno nuevo para enfrentar ese curso de manera distinta, con otra actitud. Es comprensible que un curso en bica te genere ansiedad y temor, pero es cierto también que es una oportunidad de desafiarte y superarte a ti mismo, de aprehender y aprender los contenidos como no pudiste lograrlo el año pasado. Es, también, una oportunidad de ver esos contenidos desde otra perspectiva, con mayor profundidad, sumando lo que sí aprendiste la vez anterior con lo que en esta ocasión irás comprendiendo.

Olvídate de si lo jalaste, con cuánto lo jalaste o por qué lo jalaste. Céntrate  en que es una nueva oportunidad. Es un ciclo distinto, con un profesor distinto, una metodología de enseñanza distinta, compañeros distintos y evaluaciones distintas. Es, como ya mencionamos, tu oportunidad de darle vuelta a ese <<fracaso>> (entre comillas, porque en algún momento comprenderás que no lo es tal) y aprovecharlo para tu crecimiento personal y académico. Pero ojo, evita caer en el primer caso y confiarte demasiado, porque la experiencia demuestra que eso tampoco trae buenos resultados.

Entonces, empecemos este semestre 2018-I como una puerta a nuevas oportunidades, y desde DBE esperamos que sepas aprovecharlas y te resulten satisfactorias. Tu esfuerzo y dedicación serán determinantes, y como nunca está de más: ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *