4 tips para optimizar tu rendimiento en las evaluaciones

1.  “Escaneo general”: Al recibir el examen dale una revisada total, lee las preguntas y cualquier idea que aparezca sobre su resolución (p.ej. fórmula a utilizar, conceptos base,….) deberás apuntarla al lado de la pregunta.
Comienza por aquellas preguntas que consideres más fáciles (o menos difíciles), si te topas con preguntas de similar dificultad dale preferencia a aquella que te otorgue mayor puntaje.
El ir asegurando puntaje hará que estés más calmado.
Deja para el último aquella pregunta que no recuerdas cómo resolver, de lo contrario, el correr del reloj jugará en tu contra, y eso es lo menos indicado para pensar con claridad.

2.  Mantén el orden: Si quieres malograr toda tu respuesta con errores tontos como confundir un 3 por un 8, omitir un signo negativo, o multiplicar en vez de dividir, entonces resuelve desordenadamente tu examen.

Cuando practiques tus ejercicios, resuélvelos también ordenadamente.

3.  No mires al lado: Enfócate en tu examen, ver cómo otros resuelven el examen no contribuirá en nada.

4.  “Pateando” pensamientos: Si durante el examen te pasas más tiempo imaginando la desgracia que será tu vida si no lo apruebas; entonces te sugerimos que “patees” para más tarde esos pensamientos (no los reprimas), solo repite: En el minuto en que termine el examen pensaré en ello, mas ahora debo dedicar cada minuto a mi examen. Recuerda que cada minuto dedicado a cualquier otra cosa que no sea tu examen, es un minuto perdido, daría lo mismo que no tuvieras el examen en frente, o si lo tuvieras al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *