LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS

¿Por qué es tan complicado en las pequeñas y medianas empresas, interiorizar la responsabilidad ambiental en su gestión? Definitivamente hay muchas razones, pero creo que una de las principales, es ver a la gestión ambiental, como un gasto (incremento de los gastos operativos) y no como una oportunidad de mejora de los procesos y un cuidado del entorno donde opero.

Las empresas están avocadas a incrementar sus ventas, poder cubrir sus gastos, obtener utilidad para sus accionistas, a expandir sus mercados y ser más productivos; todo esto no es contradictorio, con una gestión ambiental responsable, ni con el cuidado de nuestro personal ni de las partes interesadas (stakeholders).

El no observar el tema ambiental y los temas de responsabilidad social, nos pueden llevar a asumir riesgos, los mimos pueden desencadenar hasta en el cierre de las operaciones y la salida del mercado. El mercado marca la vida de las organizaciones, una empresa con mala reputación (contaminante y descuidada con su entorno) de seguro que no será sostenible en el tiempo. Tendrá los días contados.

En la actualidad el desempeño ambiental y social de las empresas es mucho más sensible que en años anteriores, en grandes empresas inclusive ya se cuenta con áreas dedicadas a gestionar estos aspectos. Se han incluido en la estrategia de las empresas, se monitorea, se mide y se corrige las desviaciones, si las hubiera. Son parte de la gestión de las organizaciones.

Así como ya no se concibe elaborar productos o servicios, de calidad que atienda las necesidades del mercado objetivo de la empresa; tampoco se conciben procesos de impacten al ambiente y pongan en riesgo a sus trabajadores.

La Responsabilidad Social Empresarial, ya no es un cliché, es una necesidad de estos nuevos tiempos.